¡¡ATENCIÓN!!:  Este sitio usa cookies propias y de terceros y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Loading color scheme

ENVIANOS TU TELÉFONO Y TE LLAMAMOS GRATIS

ENVIANOS TU TELÉFONO Y TE LLAMAMOS GRATIS

¡Muchas Gracias!

Neuroestimulación del nervio tibial posterior: tratamiento de la incontinencia fecal y urinaria.

La técnica consiste en la estimulación, de forma indirecta, del suelo pélvico a través del plexo sacro para modificar la función motora y sensitiva deficiente. El nervio tibial posterior tiene origen en las raíces sacras S2 a S4, nacimiento también de todos los nervios que controlan la actividad de la vejiga urinaria, ano y suelo pélvico.

Hay dos tipos de técnicas de neuroestimulación, la central y la periférica:

   – La central se corresponde con la Neuroestimulación de las raíces sacras (SNS). Mediante cirugía se inserta un electrodo en la raíz sacra, por lo que trabaja a nivel central.

   – La neuroestimulación periférica (que es la que aplicamos en NUTRENDO): Consiste en la neuroestimulación del nervio tibial posterior mediante estimulación eléctrica con un electrodo de aguja, vía percutánea (PPTNS), o mediante electrodos de superficie vía transcutánea (PTTNS).

La PTNS es una alternativa menos invasiva y de menor coste que la SNS. La PTNS es estimulación eléctrica, segura e indolora, realizada por el médico y que está sustituyendo a la SNS ya que ésta precisa de cirugía. El conocimiento de la PTNS supone un método alternativo e innovador para complementar el tratamiento conservador clásico.

La técnica se basa en estimular y neuroestimular el nervio tibial posterior a través de pequeños electrodos en la piel lo que, de forma retrograda, también estimulará todas las estructuras pélvicas descritas.

   – Sus indicaciones son: Vejiga hiperactiva, incontinencia urinaria, incontinencia fecal, dolor anal o perineal crónica y estreñimiento. Está contraindicado para personas con marcapasos, epilepsia, embarazadas, niños pequeños o personas con tratamiento anticoagulante.

Cuenta con unas tasas de éxito muy elevadas en el tratamiento de la vejiga hiperactiva y la incontinencia fecal.

Es una opción efectiva que ha demostrado resultados equiparables a la estimulación nerviosa sacra con menor costo y muy pocas complicaciones locales, y avalada por múltiples estudios científicos de rigor.

Si tienes problemas de incontinencia, este tratamiento mejorará mucho tu pronóstico.

   Llámanos y te informaremos.